Amigos niegan que estuviera haciendo “train surfing”, pero funcionarios de transporte de París dicen que fue visto por testigos “entre dos vagones”.

Nye Frankie Newman, de Guildford, ha sido descrito por los miembros de su grupo de parkour “Brewman” como una “fuente de inspiración” para los freerunner.

El joven de 17 años de edad, participó regularmente en el deporte, que consiste en que la gente sube y salta sobre obstáculos y los edificios en entornos urbanos, y publico varias imágenes de sí mismo en las redes sociales, mientras practicaba este deporte.

Otro miembro del grupo parkour, Rikkie Brewer, dijo que Newman era “el mejor hombre en el mundo” y “tenía una actitud hacia la vida que impactó muchos otros seres”.

El grupo escribió en su página de Instagram: “A pesar de que uno de nuestros miembros murió, este año va a ser más grande que nunca para nosotros!”

Lucas Stones escribió: “Nye era un ser humano increíble que siempre estaba dispuesto a todo, experimentó cosas en su corta vida que muchos no van a experimentar en toda una larga vida.”

Investigaciones sobre lo sucedido

Lucas Stones, anunció la muerte del Sr. Newman en “choque de trenes” en un post el 1 de enero de 2017, e insistió en que su amigo “no estaba haciendo Train-surfing como muchos de ustedes asumen”.

Un operador de transporte de París RATP, dijo en un comunicado que están investigando después de que testigos vieron a Newman “entre dos vagones en el momento del accidente”.

RATP dijo que la alarma había sido planteada por uno de los amigos del Sr. Newman en la plataforma en la estación Daumesnil a 23:20 en la víspera de Año Nuevo. Se dijo tambien que la policía y paramédicos fueron llamados y fue llevado al hospital antes de la medianoche.

“A partir de lo que los testigos han dicho al personal de la RATP, la víctima se encontraba entre dos vagones en el momento del accidente por una razón desconocida hasta ahora”, dijo un comunicado.

Dos días antes de su muerte, el Sr. Newman publicó una foto en Facebook, que parecía haber sido tomada por él desde lo alto de un puente de ferrocarril en París.

Dejar respuesta