Después de temporadas en Brisbane y Melbourne, Ladies in Black finalmente regresa a Sydney.

Ubicada en la bulliciosa Sydney de la postguerra, la obra cuenta la historia de Lisa Miles que, después de terminar la escuela, obtiene un trabajo de verano en el departamento de Goodes, modelado de manera improvisada para David Jones, trabajando junto a las mujeres de la sección de moda que eran conocidas por su Trajes negros

“Hemos estado muriendo por llevarlo a Sydney”, dijo Tim Finn, una de las mentes detrás de la obra.

Se encontró con la novela de Madeleine St. John The Women in Black en el aeropuerto de Brisbane y de inmediato se puso en contacto con el director Simon Philips para contarle sobre el potencial de la historia para el escenario. Finn, que compuso más de 20 canciones para el musical, dijo que el libro lo fascinó de inmediato, evocando recuerdos de sus visitas a los grandes almacenes cuando era un niño.

“Las mujeres vestían de negro, había espejos en todas partes, mientras caminas los perfumes te golpeaban y cuando eres un niño las mujeres vestidas de negro pareen bastante teatrales”, dijo.

“[En el libro] los grandes almacenes se dan como un lugar de transformación… Un vestido nuevo no va a cambiar tu vida, pero te permites creer en la magia de eso”.

Un punto de inflexión para Australia

“La historia captura una época en la que Australia era muy inocente y de alguna manera bastante cerrada”, dijo el director Simon Philips. “Las puertas se abren en una Australia que se ha enriquecido por los refugiados de la postguerra II”.

También fue un momento en el que las actitudes hacia el papel de las mujeres en la comunidad estaban cambiando. Lisa desesperadamente quiere estudiar literatura, pero su padre piensa que la universidad es sólo para hombres.

“Creo que sigue siendo muy importante tener personajes femeninos en el escenario que sean fuertes e independientes y que sigan lo que quieren”.

Ladies in Black está en el Sydney Lyric Theatre hasta el 22 de enero para el Sydney Festival.

Dejar respuesta